“Trabajo de procesos, una mirada hacia Nicaragua” por Isa Jodar

Isa Jodar, estudiante de primer año del Curso trienal de facilitación de grupos, es una mujer creativa, entusiasta, amante de la vida y de los procesos colectivos de crecimiento y sanación. Psicopedagoga, facilitadora de biodanza y terapeuta en Somatic Experiencing. Con este artículo, Isa nos comparte su vivencia estudiando el Trabajo de procesos con nosotras.

El Trabajo de procesos me permite abrirme con otra perspectiva hacia lo que he vivido en Nicaragua y lo que está sucediendo y, a la vez, a verme a mí misma, porque lo que es afuera, es adentro

Artículo de Isa Jodar | 30.11.2020

Después de veinte años de vida en Nicaragua y a raíz del conflicto socio-político que se despertó y manifestó (aunque ya estaba latente) en abril del 2018 regresé a España por motivos de seguridad. A los pocos días de estar en España y en medio de la confusión, el dolor y la nostalgia vivida, la vida me dio la posibilidad de encontrarme con el Trabajo de Procesos de la mano de una gran amiga.

Entré de cabeza a formarme en esta metodología porque lo vi como una oportunidad de aprendizaje para entender, transitar y poder aportar a lo que estaba pasando y sigue ocurriendo en Nicaragua.

El Trabajo de procesos me ha ayudado a comprender el conflicto como síntoma del mismo sistema estructural, en donde hay mucho no expresado ni hablado, donde hay secretos, emociones reprimidas, intentos de olvido no reales, donde las dinámicas de poder no conscientes llevan de nuevo a niveles de opresión drásticos.

He aprendido sobre la necesidad de inclusión de todo (pensamientos, emociones, sentimientos, comportamientos, significados, creencias, sueños, relaciones, historias, las dobles señales) y de todos (grandes, pequeñas, medianas, presentes, no presentes, diversos, distintas, largas, cortos, sin medida, con medida..etc) para ver el conflicto desde otra perspectiva más amplia e inclusiva. He valorado la necesidad de generar y facilitar la creación de espacios de expresión y de escucha profundos que permitan abrirse también a las emociones para reconocer, apreciar y valorar dicha comunicación en todas, aunque no me guste o me cueste escucharlos.

Si observamos la historia, se repite esta vivencia de “quien no está conmigo, está contra mí”  y esto es lo que está ocurriendo en Nicaragua. Si lo analizamos con ojos de curiosidad podemos apreciar cómo en bastantes ocasiones las poblaciones oprimidas que han luchado para salir de la opresión repiten la opresión cuando llegan al poder.

El Trabajo de procesos aporta miradas que nos llevan a ver de otra manera los conflictos. Tomar conciencia de la dinámica de poderes que se establecen, de los privilegios que tenemos o tienen otras personas y cómo actuamos desde ellos, del impacto de nuestros actos y hacernos cargo de los mismos; dar lugar y espacio a lo que sentimos y no taparlo, escuchar y dejarnos sentir en lo que resuena en nosotras de lo que la otra persona nos expresa, reparar los daños. Todo ello nos puede llevar a que disminuyamos esas repeticiones de la historia y a mejorar como especie humana de vida en la convivencia.

Todos estos aportes me están permitiendo abrirme con otra perspectiva hacia lo que he vivido en Nicaragua y lo que está sucediendo, me llevan a la vez a verme a mí misma, porque lo que es afuera, es adentro. Ver mis privilegios, mis impactos, mis responsabilidades, mis exclusiones, mis partes reprimidas, mis duelos, mis silencios, las partes de mí con las que no me identifico pero que también forman parte de mí, me ayudan para seguir aportando un granito de arena en la construcción de un mundo mejor, más consciente y, en definitiva, más humano y con más vida.

Isa Jodar.

 

¿Conoces el Curso trienal de facilitación de grupos?