Som feministes i som facilitadores

Queremos explicar el posicionamiento que durante este año hemos sido trabajando desde Fil a l’agulla. En la cooperativa somos feministas y somos facilitadoras; por eso, queremos hacer nuestra aportación a la gestión de las agresiones machistas desde estos dos lugares.

Hemos hecho un debate muy intenso al respeto. Lo hemos querido tener a fondo por la importancia de este tema, su complejidad y las contradicciones que genera. Como feministas queremos que las agresiones machistas acaben. Estamos a favor que las agresiones salgan a la luz y valoramos las aportaciones que las feministas han hecho en esta lucha. A la vez, como facilitadoras queremos aportar la mirada de la justicia restaurativa y los procesos de reparación como una herramienta más de gestión de las agresiones machistas.

Desde el mes de mayo tenemos consensuada esta línea de actuación interna en cuanto a los casos de agresiones machistas que nos llegan a la cooperativa como peticiones individuales o colectivas de facilitación y/o acompañamiento:

  • Fil a l’agulla apoya a todas las mujeres y personas agredidas por violencias machistas.
  • Fil a l’agulla acompaña procesos de restauración entre persona agredida y persona agresora sólo si así nos lo solicita la persona agredida. Por eso, la cooperativa y el equipo en ningún caso buscarán a las personas agredidas o víctimas a petición de los agresores. Este proceso de restauración pone énfasis en la asunción de responsabilidad del agresor por el daño causado y las necesidades de reparación de la persona agredida, teniendo en cuenta las diferencias de poder y de roles.
  • Fil a l’agulla sólo acompaña a agresores (de forma individual o grupal) que quieran trabajar en sus privilegios y su uso de la violencia de manera sincera y no para “salir del paso”. Será condición sine qua non que estos hombres que han cometido agresiones no hagan público que están haciendo este trabajo con nosotros, puesto que no queremos ser instrumentalizadas con fines de  “limpiarse la cara”.