¿Os preocupa la salud mental de los jóvenes? | Una reflexión de Sara Carro Ibarra - Fil a l'agulla

¿Os preocupa la salud mental de los jóvenes? | Una reflexión de Sara Carro Ibarra

Mirando la salud mental de los jóvenes desde un enfoque más amplio, también es preocupante la salud emocional y mental del profesorado.

En muchos centros educativos, la mayoría de las personas que pasamos allá la jornada lectiva, personas adultas y jóvenes, estamos más en otro lugar que habitándonos a nosotras mismas. “Como pollos sin cabeza”, escucho a menudo.

Entre las 8 y las 15h nos secuestra un estado alterado que nos convierte en alguien que no acabamos de ser. Nos olvidamos de respirar, caminamos por inercia, sobreexcitados, no prestamos atención a cómo nos sientan las diferentes cosas que van pasando durante el día y ponemos un acelerador que nos escupe a la tarde, y al día siguiente, otra vez.

Debajo de la alfombra del instituto vive una profunda desesperanza. Toneladas de humo que esconden lindas expectativas de lo que molaría que sucediese, pero que ya sabes que no pasará. Es así, y punto. Tienes que cumplir estos objetivos, y punto. Es para mañana, y punto.

Ansiedad, estrés, episodios de angustia, alteración del sueño. Y soledad. Pocos espacios para compartir. Y si compartes, ¿desde dónde? Porque por los pasillos también se pasea un crítico que no nos deja sentir depende qué cosas: “A ver si van a pensar que no sé hacer bien mi trabajo”…. Y es que a ojos de este crítico interno parece que no. Que nunca es suficiente. Que siempre dejo qué desear. 

El grito que volví a pegar hoy, la desmotivación que siento con esta clase, el poco vínculo que tengo con estas alumnas… Esta voz interna que presiona y presiona, siempre tiene punta que sacar.

Para promover atmósferas saludables que nos ayuden a gozar de una buena salud emocional, nos necesitamos. Pero se nos cuela una y otra vez la tendencia a individualizarse y separarnos. Yo sola me guiso y me como mi estrés, mi ansiedad y mi malestar… La salud emocional está estrechamente relacionada con las relaciones.

Primero con las relaciones entre las diferentes partes de mí misma: Fijaos que nos pasamos la mayor parte de la jornada ignorando a la parte de nosotras que sufre toda la presión y habitamos más la parte que tira para adelante (hasta que ya no podemos más, entonces no hay más remedio que atenderla). Y por supuesto, la relación con las otras personas: Nos quejamos de las relaciones que tienen las adolescentes entre ellas, pero entre las adultas, ¿qué clima laboral generamos? ¿Sería posible disfrutar de una atmósfera de apoyo mutuo? 

Sara Carro Ibarra

Educadora, formadora y facilitadora. Licenciada en Historia, postgraduada en Cultura de Paz y Diplomada en Trabajo de Procesos. Me siento especialmente vinculada al mundo educativo. Estoy interesada en acompañar a las organizaciones, incluidas escuelas y centros educativos en andar su camino y descubrir el potencial que esconden las tensiones y los conflictos. Me importa cómo nos tratamos y cómo son los procesos tanto como los resultados. Generar ambientes inclusivos y comunidades que atiendan a las dinámicas de discriminaciones es lo que más me acerca al sentido de mi trabajo. También me gusta el mundo de los sueños, los mitos y la fantasía. He publicado dos cuentos infantiles.

También puede interesarte:

Módulo formativo sobre el Acompañamiento emocional del Curso de facilitación en el mundo educativo de Fil a l’agulla. Un módulo para aprender a acompañar a los grupos (ya una misma) en el campo de lo emocional, clave para cultivar relaciones grupales sanas.

Puedes inscribirte aquí.