Revisando nuestra relación con el territorio | Resumen de la última jornada de equipo de Fil a l’agulla - Fil a l'agulla

Revisando nuestra relación con el territorio | Resumen de la última jornada de equipo de Fil a l’agulla

“Territorio…

 “…son mis raíces” 

“…es mi cuerpo, moviéndose” 

“…todos los lugares en los que he aprendido cosas”

“…es campo, es ciudad, es mi casa”

“…son todas mis relaciones”

“…es vínculo”

“…es donde encuentro mi centro”

“…es donde encuentro conexión en cada momento” 

“…es donde la gente sabe quién soy, donde pertenezco”

“El territori es vida…”

El pasado 4 de febrero nos reunimos todo el equipo de Fil a l’agulla en una jornada de inmersión técnica para reflexionar en torno al concepto “territorio”. Una ocasión que también sirvió de oportunidad para revisarnos en nuestro urbanocentismo, explorando en qué vías podemos ser más sostenibles como cooperativa.

En el  Círculo de palabra, fueron apareciendo todas las definiciones de lo que significa y simboliza este término para cada una de nosotras. Y de este modo, empezamos a bordar juntas una definición nueva, fruto de nuestra diversidad de cómo sentimos y cómo pensamos sobre el territorio.

La primera conclusión fue tan natural como lógica: Sabiendo que el primer territorio en el que vivimos es nuestro propio cuerpo, establecimos un paralelismo con la Tierra, aceptando que lo que nos permite vivir, el medio ambiente y la materia que somos , debe cuidarse. Y a raíz de esa mirada asumimos la necesidad de ir integrando cada vez más una perspectiva ecosostenible.

Esto se enlaza con el trabajo que estamos haciendo a través delproyecto del Singulars sobre ecofeminismo en las comunidades.Generar espacios de reflexión interna, asumirnos más como ecologistas y tomar mayor conciencia como cooperativa de cómo cuidamos y queremos cuidar también al planeta, es uno de los retos que tenemos en adelante.

Equipo Fil a l'agulla

Desde sus inicios, Fil a l’agulla ha sido una cooperativa dedicada a la facilitación y el acompañamiento a personas y grupos que buscan mejorar sus relaciones, atender los conflictos y abrazar la diversidad para crear comunidades saludables y sostenibles. Y precisamente, en esta premisa de hacernos más sostenibles, no podríamos olvidar nuestra relación con nuestro entorno físico más cercano, dónde desarrollamos la vida, desde y por dónde nos movemos: el territorio.

Si bien la cooperativa puso en marcha su actividad en el área metropolitana de Barcelona, ​​su presencialidad se ha ido extendiendo a lo largo de los años hacia diferentes territorios de Cataluña, en especial tierras gerundenses y Cataluña Central. En estos territorios  tenemos además espacios de acompañamiento individual en Manresa, Berga, Verges (Empordà) y Girona.  Ye en este círculo de palabra, también, compartimos la necesidad de tomar conciencia sobre nuestra diversidad territorial, los diferentes acentos y lenguas que nos recuerdan nuestras raíces, una diversidad que no sólo le asociamos a nuestras distintas procedencias sino también a los distintos destinos en el que Fil a l’agulla despliega su actividad diariamente. ¿De dónde venimos y hacia dónde vamos? Cómo nos adaptamos a las particularidades de cada territorio, cómo aprendemos de esta diversidad y riqueza territorial ya la vez, cómo conciliamos nuestras necesidades individuales con las colectivas.

Es en esta línea que continuaremos trabajando, conscientes de nuestras raíces y de que, como dice nuestra compañera, Anna Boix, la primera madre ancestral es la Tierra, nuestro primer vínculo.

Queremos dar un especial agradecimiento a la casa de la Fundació La Plana, por ofrecernos un espacio tan cuidado y bonito para llevar a cabo la jornada  de Fil a l’agulla en Santa Maria de Oló.

Foto de l'equip de Fil a l'agulla