Reflexiones sobre feedback y procesos de evaluación

El pasado jueves 24 de octubre las socias de Fil a l’agulla hicieron una reunión técnica para trabajar sobre el feedback y cómo se evalúa el impacto del trabajo que llevamos a cabo. Estas reuniones son un espacio para poner en común visiones y apoyar al equipo. Compartimos algunas reflexiones.

Sobre feedback, por un lado el equipo se ha sido preguntado sobre qué tipo de regreso queremos recibir. ¿Cuáles son los actores que queremos que nos lo den? Esto ha llevado a reflexionar sobre la importancia que este venga acompañado de ciertas actitudes y habilidades. Y que en el proceso de dar y recibir feedback, hace falta que éste sea con curiosidad, que se reconozca el error como una fuente de aprendizaje.

Porque una de las cosas que pasa cuando lidiamos con los comentarios es que muchas veces vamos más hacia la posición más crítica y destructiva. Y así, ya no estamos aprendiendo, sino que nos hacemos daño y no es útil. A veces, también pasa que acaba convirtiéndose en un proceso valorativo, de aquello que está bien o mal basándose en un sistema de valores, pero que tampoco acaba de ser útil.

Cuando nos estamos planteando que queremos un proceso de feedback, ¿quién de nosotras se está haciendo estas preguntas que quiere responder? ¿Con qué intención y predisposición? ¿Es una pregunta que realmente viene de la curiosidad y está abierto, en aquel momento, para aprender sobre una situación determinada? ¿O no?

Además, nos hemos dado cuenta de la importancia de las evaluaciones de impacto que estamos haciendo en los proyectos integrales del mundo educativo. Ya hace unos años que se evalúan en profundidad, triangulando técnicas participativas, cualitativas y cuantitativas. Los resultados muestran como nuestra intervención facilita la adquisición de nuevos conocimientos, la transformación de creencias y la adquisición de herramientas que después perduran en el centro educativo, entre otros aspectos.

También se ha incorporado una mirada que evalúa el proceso y cómo se hace posible esta transformación y cambio. De este modo hacemos investigación, ganando cada vez más conciencia de como nuestra intervención causa un impacto en el sentido que nos proponemos. Esta investigación nos permite saber y comprobar como nuestras intervenciones apoyan a los objetivos y a aquellas direcciones que nosotros nos marcamos.

Con ganas de dar cada vez más valor y visibilidad a todo aquello que hacemos, hemos organizado una jornada abierta por el próximo jueves 15 de noviembre. Titulada “Hablar sobre bullying es revolucionario!”, presentaremos los resultados de la evaluación de impacto de nuestro proyecto integral sobre prevención a las discriminaciones en una escuela de Gràcia. Nos gustaría mucho contar con vuestra asistencia para poder compartiros las experiencias y aprendizajes del proyecto.