Mirada restaurativa aplicada en el bullying

El pasado 1 de julio nuestra socia Mireia Parera hizo la charla “Del conflicto al bullying. La mirada restaurativa y los Círculos de Palabra“, enmarcada en las actividades abiertas de nuestro curso trienal de facilitación. Os compartimos algunas ideas de la sesión y el streaming para que podáis recuperar la intervención.

Una de las grandes innovaciones que hacemos desde Fil a l’agulla es aplicar la mirada restaurativa a la prevención y la atención del acoso escolar. Este enfoque es una mirada de proceso que se centra en el agredido o agredida y el daño que se ha causado, para restaurar y reparar. Implica, pues, relacionarse con el conflicto y la reparación del daño desde una mirada comunitaria. Hay que abordar los daños causados también con una aproximación sistémica.

Los objetivos de la mirada restaurativa son:

  • seguridad, cuidado y agencia para las personas agredidas
  • responsabilización y transformación de la persona que agrede
  • acción, cuidado y responsabilización comunitaria
  • transformación de las condiciones sociales que perpetúan la violencia

No siempre hay la misma receta, sino que hay que prestar atención a la persona agredida, sus necesidades y cuál es el daño que se ha cometido. Es un proceso apoderador y participado. Por lo tanto, la agencia del proceso de transformación está en las personas afectadas y no queda fuera de sus manos. Busca que las personas agredidas sean parte de la solución y del proceso restaurativo; no es una persona pasiva, sino activa que determinará cómo actuaremos en esta situación.

Es un trabajo comunitario y se necesita el apoyo de todo el mundo para llevarlo a cabo. A veces hace falta que haya una muestra de responsabilidad grupal-sistémica, es decir, que no sea sólo hablar de casos aislados sino de cómo el sistema ampara y/o permite estas situaciones. A la vez, visibilizar qué necesitamos transformar para que no se den estas situaciones. Por ejemplo, en un caso de bullying podemos ir más allá de querer generar un cambio en las personas directamente implicadas, sino que podemos aspirar a transformar los sistemas de valor que causan discriminaciones.

Para empezar a emplear un abordaje desde este enfoque, es importante tener en cuenta la mirada restaurativa desde el primer momento de atender o aproximarnos a una situación de bullying, pero también en otras situaciones de agresiones, discriminaciones, etc. Estas son algunas preguntas:

  1. ¿Quién ha resultado dañada? ¿Cuál es el daño? ¿Qué es aquello que hace daño?
  2. ¿Qué necesita para restaurar el daño?
  3. ¿Quién es responsable? ¿Cómo se sentía en el momento en qué esto pasó? Y ahora, después de conocer el daño cometido y las necesidades de la otra persona, ¿cómo se siente?
  4. ¿Qué puede hacer para restaurar el daño y restablecer las relaciones? (En caso de que sea deseable por parte de la persona agredida)