Avanzando hacia la covivienda: Perviure

“Otras formas de vida son posibles: avanzando hacia la covivienda”. Así hemos llamado a un ciclo de charlas que hemos hecho desde Perviure por diversos municipios para difundir la covivienda. Un artículo de Mireia Parera, socia de nuestra cooperativa.

Esta iniciativa se enmarca en el proyecto Singulars, una subvención de la Generalitat de Catalunya, en la cual Sostre Cívic y Perviure hemos estado haciendo diferentes acciones para impulsar las cooperativas de vivienda en cesión de uso por todo el territorio catalán, trabajando con la ciudadanía, grupos de interés y administración local. 

Per, ¿qué es Perviure y dónde se situúa Fil a l’Agulla en esta propuesta? Se trata de un proyecto de intercooperación entre las cooperativasCelobert, Coopdemà y Fil a l’Agulla. Somos un equipo interdisciplinar que hace un acompañamiento integral a personas, grupos y administraciones para hacer realidad la covivienda en diferentes formatos y modelos. Damos apoyo desde todos los ámbitos esenciales: la arquitectura y el urbanismo, el ámbito económico, jurídico y financiero, y el ámbito de las relaciones, la gobernabilidad interna y la construcción y cohesión de grupo. Así pues, en Perviure el cuidado de las relaciones no es sólo un elemento más, sinó que es vital para el éxito y la sostenibilidad de cada proyecto de covivienda.

Puntos claves de la covivienda: trabajar la visión comuna desde el inicio

Diana Leafe Christian, en su libro “Crear una vida juntos”, apunta que un aspecto esencial para el éxito de las comunidades de vida es contar con un equipo motor reducido que trabaje una visión común suficientemente sólida que permita de manera más sostenible la consolidación del grupo. En este sentido, podemos decir que una de las piezas clave para el éxito de un proyecto de covivienda será trabajar la visión comuna desde el inicio y que ésta sea reconocida y consensuada por todo el grupo. Por esto, Diane Leafe ha observado a partir de su experencia con decenas de proyectos en los EUA, que cuando es un grupo reducido de personas quien empiza a hacer este proceso, luego es más fácil la incorporación de nuevos miembros. Esto sucede porque cuando llegan nuevos miembros, ya saben a qué proyecto se están uniendo y se generan menos fuentes de tensión en el futuro.

Otro aspecto clave que hemos identificado es que resulta importante pensar cómo queremos funcionar y organizarnos. A menudo empezamos a reunirnos y a decidir cosas de manera colectiva, sin pensar antes cómo queremos hacerlo. ¿Queremos tomar las decisiones entre todas las personas? ¿Queremos decidir por consenso? ¿Conocemos bien cómo funciona el consenso? ¿Entenemos todas las personas del grupo lo mismo? Y también, ¿qué implica que todo lo decidimos entre todas? Por tanto, será necesario también pensar en cómo queremos organizarnos, cuál será nuestra forma de gobierno interno y cómo proveernos de esos conocimientos, herramientas y habilidades que nos sean necesarias para hacer frente a estos espacios de construcción colectiva.

Un tercer elemento clave a ir trabajando desde el principio es la definición del proceso y el acompañamiento a entradas y salidas de personas. En el proceso de consolidación de un proyecto de covivienda las personas cambian. Este proceso es natural, pero es necesario cuidarlo. Hacer un proceso de acompañamiento para que las personas que entren sepan a qué proyecto están uniéndose, cómo  funciona y cuál puede ser su papel y su proceso de entrada, si es que se definen diferencias en el tiempo. Y una vez el proyecto ya está en marcha, las personas que se vayan o quieran irse han de saber qué parte de la inversión pueden recuperar, con qué tempos y cuál es su compromiso con el colectivo.

Charlas para explicar la covivienda

Estos son sólo algunos de los nudos a atender en el proceso para cohabitar. El domingo 22 de octubre en la VI Feria de Economía Social y Solidaria de Cataluña (FESC), presentamos estos y algunos otros. Será la primera charla de un ciclo de charlas de este otoño-invierno de 2017, en la que profundizaremos en los diferentes elementos claves de la covivienda, que son también los pilares de Perviure, representados por las cooperativas que formamos parte.

Personalmente, estoy muy contenta de ser parte de este proyecto. Uno de los motores de mi vida ha sido la vida en comunidad, he vivido durante más de cuatro años a una masía en Collserola. Sigo vinculada e interesada con las comunidades de vida a la Península y en todo el mundo.

He contribuido a que el mundo de la facilitación esté presente, creando con otras personas las primeras jornadas de relaciones en este campo “Desenredos: no sólo de la Huerta Vivimos”. Unas jornadas que tuvieron lugar a Lakabe en 2008 con el objetivo de poner en el centro las relaciones y la importancia de las curas y la atención a las dinámicas de poder y conflicto. participaron muchas comunidades del entorno rural y urbano y fue, desde mi punto de vista, un punto de inflexión que facilitó este cambio de mirada. Desde entonces, cada vez que alguna comunidad o proyecto colectivo ya tiene en cuenta desde un inicio la importancia de cuidar las relaciones, la gestión emocional y los conflictos me emociono. Por este motivo, seguir ahora contribuyendo también desde Fil a l’agulla me encanta y el nacimiento de Perviure es un gran ejemplo que consolida algo en el que yo he sido luchando desde hace unos cuántos años.